Archivo del sitio

Todo es silencio

Desde que comenzó el conflicto entre Israel y los palestinos en Gaza, no había hecho ninguna referencia a ello en mi blog. He de decir que este conflicto me supera, creo que como a otra mucha gente. Han sido muchas las conversaciones que he tenido con familiares y amigos sobre este tema y hay de todo. Desde el que piensa que Israel tiene todo el derecho a hacer lo que hace, hasta el que ha descubierto un anti-sionismo, hasta ahora desconocido, para mí, en ellos.

Lo que más me ha llamado la atención de este asunto, ha sido que la comunidad internacional, al contrario de lo que están manifestando sus ciudadanos, se está posicionando tarde, poco y mal. No escucho opiniones firmes, ni desde el mundo árabe, ni desde los EEUU o desde la Unión Europea y no puedo preguntarme más que qué está pasando en este asunto para que exista esta descompensación entre las voces que se alzan en las redes sociales, tal y como describe hoy Rosa Jiménez en El País, o las manifestaciones en las embajadas de israel y las posiciones, más bien tibias que se oyen, donde deberíamos estar escuchando llamadas firmes y contundentes al alto el fuego. Está claro que a Israel esto se le ha ido de las manos, que han pasado el punto de no retorno,  pero precisamente por eso y porque, las desigualdades en cuanto al ataque y la defensa entre Hamás y el ejército israelí son más que evidentes, es el momento de que quienes pueden, quieran también poner todas sus fuerzas, para que la cordura se instale en este pequeño territorio. Ya no se trata de los terroristas de Hamás, ni en que en su escala de valores los ciudadanos sean peones de su estrategia militar y política, ni de si Israel ataque para defenderse de las posibles actuaciones en su territorio. Llegados a este punto, se trata de humanidad, de proteger lo que es más valioso, de conservar las vidas de los palestinos. Cuando en un conflicto como este, van  más de 2500 heridos y más de 500 muertos de un lado y apenas unos pocos en el otro, algo tremendo debe estar sucediendo, y el silencio no es la respuesta.

Es el momento de aplicar el Talmud donde dice que “el que salva una vida, salva el mundo entero”, y ya vamos tarde.

Más talante, por favor.

Y es que ya a quedado demostrado que con esta derecha, (que se considera de “centro”), con la que hemos lidiado, el talante nunca se sirve en raciones suficientemente grandes. Así que, menos mal que a Jose Luís parece no terminársele el ánimo ni las ganas de tender puentes hacia el consenso, en los temas que nos afectan absolutamente y a todos y que deberían estar descartados, hace ya mucho,del panorama político. Frases del tipo “usted ha traicionado a las víctimas…”, en boca de un jefe de la oposición,  no me gustaría volver a escucharlas nunca, para demonizar lo que ha sido obligación de todos los Presidentes de este país, es decir, poner fin a esta locura que supone el terrorismo y lo que supone para cada uno de los ciudadanos de este país. Estoy segura, tal y como sucedió en Irlanda en su momento, donde el fin del IRA parecía imposible, aquí también lo será en algún momento. Ese momento, llegará solo con el apoyo y la unidad de todos. Bien por ZP y por su altura política.