Archivo del sitio

Cuando los árboles te impiden ver el bosque.

sida-2

 

Vaya por delante mi asombro, estupor y tristeza más honda, después de escuchar al “heredero de San Pedro”, hablar alegremente sobre el sida y su propagación, en un continente, y en un país, que ven diezmadas sus poblaciones por una enfermedad, cuyo alcance es tal que todos los expertos la califican de pandemia, porque ya afecta a más de 25 millones de seres humanos en la región.

Y mira que en principio, yo estoy de acuerdo con sus afirmaciones: “el sida no se soluciona con preservativos”, hasta ahí nada que objetar. Tiene razón, el sida se solucionará el día que exista una cura, o una vacuna, y cuando las miles de personas que mueren en el tercer mundo, puedan acceder de manera masiva a los tratamientos que se tienen en el primer mundo y que permiten, a quienes padecen la enfermedad poder vivir más tiempo y mejor.

Pero hasta que ese día llegue, ya vale de soltar propaganda falsa, que si los preservativos no paran el virus… y de pretensiones estúpidas, como que se practique la abstinencia incluso en el matrimonio…que en nada ayudan y que siguen sin evitar que cientos de miles de niños queden huérfanos cada año. No se puede humanizar más la sexualidad porque es humana, y forma parte de nosotros, y hablar de que nadie tenga sexo es como intentar ponerle puertas al campo.

Así que, menos pamplinas y más ponerse a trabajar para que no crezcan los contagios cada minuto, con mensajes responsables y que pertenezcan al siglo XXI…aunque para el Sr. Benedicto, esto sea mucho avanzar.