Archivo del sitio

Condenas

carcel

Parece, por lo que leo en prensa, que vuelve a estar de moda el tema “Cadena perpetua si, cadena perpetua no”, como si fuera algo que se pudiera cambiar según sople el viento del sur o del este. He de reconocer, antes de meterme más en este post, que no soy una experta en derecho penal, que de esos tenemos muchos en nuestro país y que seguro que las opiniones, como es de suponer, serán tan variadas como aquellos que las emitan. Pero yo no quiero hacer un análisis especializado, tan sólo dar mi opinión. Hoy, por cierto, viene en El País, un reportaje el tema, en el que creo que merece la pena invertir los cinco minutos que se tarda en leerlo.

El caso, es que cada vez que sucede un acontecimiento horrible en nuestro país, los ciudadanos no salimos a la calle a pedir que se cambien o endurezcan las condenas. Lo que viene sucediendo, es que una mayor difusión en los medios de los sucesos y de los detalles que los acompañan, acaba creando un clima que repercute en que los ciudadanos tengan la impresión de que delinquir en nuestro país sale gratis y por tanto que hay que trabajar por que los delincuentes no salgan nunca a la calle una vez que entren en prisión. Y al final, desde tantos sitios se está repitiendo esto que parece va a terminar convirtiéndose en una creencia que nada tiene que ver con la realidad judicial y penitencial española actual.  

Creo, sinceramente, que se está cayendo en el error de emitir juicios sobre este tema demasiado a la ligera, y que incluso desde el gobierno de nuestro país, no sé si en aras de no ponerse en contra a la opinión pública, se está dando demasiado pábulo a estos movimientos que surgen no de la realidad, sino de la mala información. Deberíamos mirar más cuales son las bases de nuestro sistema penal y decidir si realmente seguimos estando de acuerdo con la reinserción, y de este modo adecuar nuestro sistema actual, o si directamente, vamos a considerar a todos los delincuentes por igual y dedicarnos a tirar la llave cuando les encerremos.

 

Anuncios

Se acaba lo bueno…pero lo malo sigue.

congo 

 

Esto se termina. El día de Reyes, al que le quedan unas horas, no hace más que recordarnos que mañana, los menos afortunados, y en los próximos días el resto, volveremos a los quehaceres díarios, a la rutina, a recordar con una sonrisa los buenos momentos que hayamos podido compartir con los nuestros en estos días.

Hace unos años, uno de mis mejores amigos me mandó una felicitación de navidad en la que enumeraba todos los “conflictos olvidados”. Con ello pretendía que esa navidad no sólo pensáramos en comer turrones y pasarlo bien, sino en todos aquellos que no tienen la suerte de poder vivir una “navidad al uso” o ni siquiera nada que se le parezca ni de lejos. Esta navidad hemos tenido nuestro propio recordatorio con el conflicto palestino-israelí, un conflicto que ha sido retransmitido y seguido por todos los medios de comunicación, y del que todos tenemos conocimiento puntual de  lo que sucede.

Pero hay otros, otros muchos, que no salen en los telediarios, ni en los periódicos, ni en las radios. Porque ya dejaron de ser noticia, precisamente por ser una noticia permanente. Han perdido ese pulso de la novedad y por tanto, como no sorprenden, no interesan. Hoy el diario Público publica una serie de fotografías de Andrew McConell, fotógrafo irlandés ganador del XII Premio Intenaciónal de Fotografía Humanitaria Luis Valtueña, que anualmente convoca Médicos del Mundo, por sus fotografías sobre la “Crisis en el Congo”, donde recoge imágenes de los desplazados en este conflicto armado. La que yo os dejo aquí no es más que una muestra.Lo que no vemos, también existe y ya me gustaría a mí que pudiéramos verlo, para que se pudiera actuar desde todos los niveles.