Archivo del sitio

Estamos trabajando en ello

Es curioso, que esta frase que tanto repitió el Sr. Aznar (personaje ahora en proceso de dejar la política, aunque sin conseguirlo) haya calado, tantos años después en nuestra política municipal. Al igual que no significaba nada cuando la pronunciaba el ex-Presidente del Gobierno, tampoco significa nada concreto ahora. Estamos trabajando en ello, viene a decir: “tenemos intención de hacerlo”, “lo estamos estudiando”, “lo veremos en breve”, en conclusión, una intencionalidad, que en contadísimas ocasiones se traduce en un trabajo real, sino en una (supuesta) voluntad de hacer algo.

Aunque yendo un poco más allá, en lo que se traduce es en una pasividad y falta de capacidad de gestión e iniciativa, cada vez más clara entre los que gobiernan en Caravaca de la Cruz. Ayer, durante el transcurso del Pleno del Ayuntamiento, no podía parar de preguntarme qué sería de nuestro municipio sin las propuestas que, incansablemente, presentan los concejales de la oposición y que son rechazadas en tan alto porcentaje para, como ya hemos visto en incontables ocasiones, ser llevadas a la práctica por el equipo de gobierno como si fueran suyas.

Es triste, que en lo que llevamos de legislatura, un año, no se hayan traído iniciativas de deportes, ni de sanidad, ni de cultura, ni siquiera de festejos a este Pleno, entre pensar que las ocultan a los ciudadanos o que, simplemente no las tienen, es más lógico pensar que carecen de estas iniciativas y que ante el empuje de la oposición, más agil, más pendiente de la calle y de sus problemas reales, solo les queda decir: “NO ME PRESENTE ESO, QUE ESTAMOS TRABAJANDO EN ELLO”.

Que patente va quedando el agotamiento de quien nos gobierna. 

Anuncios

Cuando lo único que queda es resistir y mandar.

 

Que vergüenza! Es lo único que puedo decir de lo que sucedía anoche en el Pleno del Ayuntamiento de Caravaca. Vergüenza, la que me produce que el equipo de Gobierno solo tenga iniciativa ya para MANDAR, y lo pongo en mayúsculas para que quede claro. Volvimos a ver como el Sr. Aranda, carente de cualquier tipo de iniciativa política a estas alturas, se sienta presidiendo el pleno, con el único fin de mandar, ojo que digo mandar y no gobernar. eso es una cosa que hay que saber hacer y desde luego dudo que sepa.

Porque gobernar es escuchar, es consensuar, es llegar a acuerdos y conseguir mejoras para la vida de los ciudadanos. Mandar, que es lo que él hace, no es más que pasar el rodillo una y otra vez sobre todas las propuestas que entiende “le dejan mal”. El único problema que parece tener, es que cada vez hay más cosas que dejan en evidencia su cansancio en el poder y que cada vez tiene que sacar a pasear, por tanto, el rodillo ese que no le gusta que le recuerden.

Obligar a la oposición a retirar mociones o no dejarle hablar de subvenciones que beneficiarían a los ciudadanos,  me parecen ejemplos claros de lo que estoy diciendo.

En definitiva, mucho rodillo, mucho mandar y poco gobernar! Que juzguen los ciudadanos…