Archivo del sitio

Esclavitud

esclavitud

 

Hay tantas formas de esclavitud que me faltaría sitio en un post para poder enumerarlas. Contra lo que pudiera parecer, siguen existiendo unas, que hemos visto siempre como la esclavitud, igualito a lo que hemos visto en en cine, en lugares como Sudán donde siguen vendiéndose y comprándose personas a cambio de dinero, cómo si fueran patatas.

Y junto a las formas tradicionales, hoy día, existen nuevas formas de esclavitud, como el trabajo infantil, que pervive, la explotación sexual de las mujeres, los trabajos forzados, los campesinos sin tierra, los inmigrantes desamparados…etc. Si estas formas no fueran suficientes, siguen existiendo otras como aquellas que requerían, por ejemplo, “la ampliación de la cocina” para contribuir la liberación de la mujer. Aunque algún amigo mío opine que cada uno de estos fenómenos debería ser analizado con lupa para ver si son exactamente “formas de esclavitud”, yo sigo considerando que lo son.

Hay organizaciones en todo el mundo desde Naciones Unidas, hasta organizaciones religiosas, pasando por los Estados, que intentan luchar contra este fenómenos que se da tanto en el primer como en el tercer mundo, pero sigue sin ser suficiente, esta claro que hay que seguir luchando para acabar con esta lacra que aún pervive. 

Anuncios

Menos samba e mais trabalhar…

No entiendo el nerviosismo que despierta en algunos la libertad de expresión que todo ciudadano, de fuera o dentro de un partido, debe poder conservar para verter aquellas ideas, pensamientos o creencias qeu cada uno tiene en los diferentes momentos de la vida. La indignación que algunos esgrimen ahora y el silencio que pretenden imponer, cuando ha sido tradicion desde siempre que cada uno hable de lo que le apetezca, donde le venga dando la gana y además con cuánto más público mejor, y el que lo hizo…lo sabe.

Las grandes palabras y los grandes gestos no sirven, cuando las pequeñas conversaciones y las acciones medidas no han sido utilizadas cuando convenía. Todos estamos en este barco, que se llama PSOE, unos tienen responsabilidades y otros no, es cierto. Pero me molesta cuando algunos intentan aplicar siempre la ley del embudo, quedándose la parte ancha invariablemente. Qué bonito es eso de reinventarse la realidad para que el que habla siempre quede bien.
 
En la mayoría de los casos, sería mucho más sencillo si lo que se dice en público y lo que se dice en privado se pareciesen en alguna ocasión, cosa que algunos dirigentes obvian por suponer la imbecilidad de los demás. No sirve intentar tapar el sol con un dedo, con intentar adaptar las situaciones a lo que se espera que sean. Lo único que puede servir a estas alturas a quienes se creen henchidos de razón, es asumir los errores, a poder ser con humildad y no con chulería y seguir trabajando, eso siempre, en pos de esa unidad, que de tanto repetir el término, algunos han dejado absolutamente vacío de contenido. En definitiva…menos samba e mais trabalhar!

Negar la existencia de Dios es ilegal.

1231515881272detalledn

Muchas vueltas se le han dado últimamente al tema de los autobuses ateos. Pero como siempre, los que ponen la guinda son los propios católicos, que parece que se revuelven como un gato panza arriba en cuanto se les toca al público. Si, si , a todos esos que pudieran leer los mensajes y pensar que tienen razón. La cuestión es que el nerviosismo es mal consejero y claro, suelen tirar por el camino de en medio, llegando a afirmar que  la campaña es ilegal. Desde el Observatorio Antidifamación Religiosa, se amenaza incluso con acciones legales contra la campaña. Lo curioso de este observatorio, contra lo que uno, en un primer momento, pudiera pensar, es que no se preocupan por la antidifamación religiosa en general, sino que son un “grupo de profesores universitarios con el fin de poner freno a tanto escarnio y tanta mofa que padecemos los católicos en este país cuando se hace ofensa gratuita de los sentimientos religiosos.”  Es decir, los de siempre con el mismo tema de siempre y por supuesto, una vez leído esto las afirmaciones que vierten sobre la “legalidad” o “ilegalidad” de los mensajes de los autobuses quedan puestas en duda, por motivos obvios. El manifiesto que publican en su página no tiene desperdicio, por dejaros unas píldoras os diré que, según ellos, negar la existencia de Dios, atenta contra todos aquellos que creen en él, o que negar la existencia de Dios le atribuye valores “negativos” y por tanto, se deduce que creyendo en Dios no se puede ser feliz…y suma y sigue. Y yo me pregunto, según ellos ¿la libertad religiosa de los católicos de creer en Dios está por encima de la libertad de los ateos de no creer?

“Al Estado no le corresponde diseñar la educación”

 

El Sr. Obispo Reig Plá y el Alcalde de Murcia

El Sr. Obispo Reig Plá y el Alcalde de Murcia

Pues sí. En estas andamos. El Sr. Obispo de Cartagena afirma que no es al Estado al que le corresponde diseñar la educación. Y supongo que luego se quedó más ancho que largo…Porque yo me pregunto, obligadamente, si no le corresponde al Estado, entonces, siguiendo un silogismo fácil, le debe corresponder a la Iglesia. Iglesia sólo hay una, la católica, lo que me lleva a pensar que según el Sr. Roig, el único modo de ser educado en este país y de aprender algo, debería ser bajo el prisma católico. ¿Donde está la capacidad de elección de aquellos que no quieren que esto sea así? Pues precisamente protegida por un Estado, que afortunadamente, diseña la educación de “todos” y para todos y no para unos cuantos.

El aprendizaje el libertad, el desarrollo de los criterios propios de cada alumno y la posibilidad de tener todas las opciones para elegir, genera progreso igual para todos. Debería esto, ser suficiente para que los padres, que así lo quieran, puedan llevar a sus hijos a un colegio de espíritu católico, o judío, o musulman, o anglicano…Yo no estoy en contra de la educación religiosa, en absoluto, cuando unos padres lo decidan. Pero si me opongo, de manera firme y contundente, a que no se pueda elegir una educación pública y laica, con bases establecidas por un Gobierno en un Estado de Derecho como es el Español. Lo siento por el Sr. Reig Plá, pero desgraciadamente para él, esto va a seguir siendo así. La época de educación=religión católica, ya fueron superadas, permitánme la expresión popular…”Gracias a Dios….”

¿Por qué asusta a algunos la ampliación de derechos?

 Hace tiempo que me pregunto, por qué hay sectores de esta sociedad que se “escandalizan” tan pronto con algunas propuestas del actual gobierno socialista. Como si no hubieramos tenido suficiente con  aguantar la bronca por la Ley de Matrimonios Homosexuales, que parecía que a algunos les iban a obligar a casarse con personas de su mismo sexo. He de decir que de las cosas que he visto en este país, desde que soy adulta, y más me han entristecido, han sido las manifestaciones que se celebraron para intentar que no se ampliasen los derechos de este colectivo. No sirven excusas del tipo, “es que eso no es un matrimonio”, como si ponerle un nombre determinado ofendiese a algunos (recordemos las manzanas y las peras de la Botella…)

Ahora volvemos a la carga con el aborto, y el suicidio asistido. Sinceramente, a mi edad, nunca he debatido la Ley del Aborto, y no es porque no me guste debatir, creedme que me encanta, simplemente, porque me he hecho adulta en una generación que creció con esta ley y nunca la he puesto en duda. Ahora sí, acontecimientos como los sucedidos los últimos meses, deben llevar a nuestros gobernantes a poner freno a abusos, y garantizar la privacidad de las mujeres que interrumpen sus embarazos en nuestro país. Siempre he pensado que, llegado ese momento, (el de tomar una decisión sobre un embarazo), dar el paso debe ser duro. Cada uno podrá tomar en consideración su moral, su ética, sus principios, su economía, su edad…etc. Pero lo que me gusta es vivir en un país donde se tiene la libertad de hacer lo que uno decida. Y lo mismo pasa con el suicidio asistido. Ver sufrir a alguien que quieres, y que sabes que va a morir, no deja indiferente a nadie. No queremos que los que nos dejan lo hagan rodeados de dolor, yo por lo menos no lo quiero. Es más, no me gustaría ver a nadie de los que quiero subsistiendo en una situación que le haga infeliz durante años, esperando un final que no termina de llegar. Si hacer sufrir a los que queremos, en pro de unos principios morales o religiosos, es amor, sinceramente no lo entiendo, prefiero la comprensión por el que sufre y por el que no quiere seguir sufriendo.

Confío en los expertos que estudiaran ambos temas, y confío en los ministros que van a trabajar con ellos. De lo que desconfío es de los españoles a los que les da un miedo atávico que los demás tengan la capacidad de elegir, de que España sea un país a la cabeza de la ampliación de derechos para los ciudadanos.

Ninguna de estas medida obligará a nadie a hacer nada, pero si nos permitirá, llegado el momento, tomar una decisión con todos los elementos y todas las posibilidades. Yo, sinceramente, prefiero vivir en un país con libertad a vivir en uno donde reine el miedo y las creencias de unos pocos.